Archivos de la categoría Psicología del deporte

Flow

descarga

Flow

Seguro que en alguna ocasión, cuando estamos entrenado o participando en alguna prueba, hemos sentido que “todo va bien”, que las piernas funcionan a las mil maravillas y que la cabeza las acompaña. En esos momentos es como si no nos costase mantener el ritmo, subir las cuestas o acelerar. Los pensamientos están centrados en lo que estamos haciendo, en aquella piedra, en el latir de nuestro corazón. La mente y el cuerpo van al unísono, no hay diferencia: todo fluye, estamos en estado de flow.

El flow se trata de un estado psicológico donde la persona está totalmente absorbida en una actividad y donde todos sus recursos están perfectamente sincronizados con la tarea, dando la sensación que todo está bajo su control. Es un estado subjetivo, óptimo, que permite al individuo ejecutar lo que está haciendo de forma exitosa y placentera.

La teoría del estado de flow (podríamos traducir por estado de flujo o más concretamente “fluir”) tiene su origen en las propuestas del neurólogo Csikszentmihalyi que argumenta que todos podemos vivir estados de flow, con mayor o menor intensidad, con más o menos facilidad, en distintas actividades, desde el trabajo hasta el deporte. No obstante hay personas más propensas a experimentar flow, lo que Csikszentmihalyi denomina “personalidad autotélica”, es decir personas que presentan, entre otras características, alta curiosidad, persistencia y motivación interior, alto grado de concentración y autoestima, e implicación en actividades complejas que permiten a la vez la estimulación y el enriquecimiento personal.

Habrá corredores que, dada su personalidad, vivan repetidos y profundos momentos de flow; en cambio, otros también tendrán esta experiencia pero ocasionalmente y sin tanta facilidad. Todos vivimos estos episodios cuando hacemos deporte. La cuestión interesante es si se puede entrenar a un corredor para experimentar estados de flow.

Considero que en el estado de flow el corredor experimenta como su cuerpo y su mente son una misma cosa. Las práctica para conseguir esta comunión mente-cuerpo van dirigidas hacia un “correr consciente”. No se trataría de evitar todos los pensamientos que nos invaden cuando corremos sino de “bajarles el volumen”, es decir, aceptarlos pero sin que nos invadan. Se trata de focalizar la atención en nuestra pisada, nuestra respiración, nuestros latidos. Este tipo de práctica podría parecer algo extraña, dado que siempre estamos con el runrún de los pensamientos que nos llevan de una cosa a la otra, pero con entreno podemos llegar a la meta del correr consciente. En este sentido, existen entrenadores que sin hablar directamente de los estados de flow proponen prácticas que los potencian. Este es el caso de Phil Maffetone que propone, en lo referido al entrenamiento, la utilización de un metrónomo que irá marcando nuestros pasos, zancadas, brazadas o pedaladas; su función tiene que ver con aunar nuestra parte física con nuestra parte mental ya que en muchas ocasiones cada una va por su lado. El hecho que cuerpo y mente vayan cada uno a los suyo resulta un gasto de energía enorme y por lo tanto también una imposibilidad de conseguir estados flow.

Si experimentamos y entrenamos estos estados podremos apreciar otra dimensión de la práctica deportiva. Se trata, en último término, de ser conscientes de qué estamos haciendo en el aquí y ahora.